fbpx

Acupuntura.
Terapia energética y parte de la Medicina Tradicional China, tiene un gran efecto tanto sobre dolores corporales como del alma. Se realiza con la inserción de agujas estériles y desechables de distintos espesores y largos. Trata malestares en general, enfermedades crónicas y autoinmunes, corrige desequilibrios del cuerpo y mejora la calidad de vida en general. 

Quiropraxia.
Alivio de dolores de hombros, espalda y articulares, corrige la postura y reduce el estrés liberando el sistema nervioso central.

Biomagnetismo.
El Biomagnetismo o Magnetoterapia es una práctica relacionada con la fisioterapia que emplea imanes terapéuticos estáticos o permanentes sobre el cuerpo. Estos, además, pueden ser de alta o baja frecuencia según el tipo de patología a tratar. Fortalece el sistema inmunológico, desintoxica tu cuerpo de parásitos y metales pesados, ayuda a reducir dolores y disminuye efectos nocivos del estrés.

Apiterapia.
La apitoxina aliviará rápidamente los dolores de las patologías reumáticas y otras afecciones articulares tales como artrosis y artritis.

Terapia floral.
Trabaja con la esencia de las flores, siendo muy eficiente en problemas de salud mental, desde los menos graves hasta casos de mayor complejidad, demostrando grandes beneficios en personas neurodiversas.

Reiki.
Esta técnica trabaja tanto con el cuerpo sutil como con el cuerpo físico del paciente: es la canalización de la energía para promover el equilibrio físico, emocional, mental y espiritual, mejora el bienestar general de tu salud de manera holística. El terapeuta absorbe el Qi o Prana desde el universo y lo deposita en el consultante a través de sus manos.